En mi mundo elijo alegría, amor, viajes, comunicación, energía positiva, música, arte, cine, teatro, colores, blanco y negro (y grises también), diversidad, belleza, diseño, lectura y perros.

En mi mundo elijo compartir la belleza de las creaciones de la naturaleza, de la gente que la rockea -a pesar de los golpes de la vida- para hacer este universo mejor.

En mi mundo elijo hacer honor a mi curiosidad, a escribir, a preguntar y a conectar los puntos.

En mi mundo elijo el poder del storytelling, la fuerza de los emprendedores y las sensaciones compartidas.

En mi mundo elijo mis afectos, que no siempre comparten mi apellido.

En mundo elijo la mejor comida del mundo, la que hace mi nonna. Luego de ella el resto de todos los mortales cocineros.

En mi mundo elijo caminar millas y horas, no correr, porque igual llego a destino y prefiero hacerlo disfrutando del paisaje y ordenando mis ideas.


En mi mundo elijo sacudir la patita al ritmo de buena música, lo que me convierte en reina de mi pista imaginaria de baile y aplicar a full el lema de "bailar como si nadie me viera".

En mi mundo elijo creer en el poder de la diversidad en todos los ambientes y ordenes de la vida. Es un win win siempre: te abre la cabeza culturalmente, ganás experiencia y aprendés el valor de la tolerancia.


En mi mundo elijo dar espacio a los creativos del arte, del diseño, de la decoración, a los artistas; pero sobre todo a las historias de los talentosos del corazón, porque somos nosotros los que hacemos los cambios que importan y generan impacto.


Si estás acá es porque sos parte de mi mundo. 


¡Gracias por ser parte de mi mundo y por pasar por Soy AdriE!