¡Hay tanta negatividad que no me dan ganas!


Estoy segura que dijiste o sentiste esta frase. Entre los trolls en las redes sociales y el mass media sofocandote con información que funciona como un laxante, no hay paz.


Después del mareo de listas de propósitos de fin de año, en dónde venimos cargados de deseos de realización caemos en la realidad de que si no hacemos espacio para lo nuevo no podemos recibirlo y si lo hacemos no podemos apreciarlo.


Viviendo en un mundo de hiperconectividad como el que nos encontramos, es fácil perder el sentido de uno mismo, de perder la propia voz y de enredarnos, no sólo en patrones limitantes nuestros sino en los que heredamos del ambiente que nos rodea.

Algunas de las principales consecuencias de este run run tóxico son la baja autoestima, el aumento de adicciones con resultado inmediato de tener un empobrecimiento en la salud, ansiedad a nivel estelar y seguimos contando.


Uno de los principales propósitos que nos tendríamos que poner todos los años es el de estar en paz. Con uno mismo y con los demás. Personalmente creo que el detox de negatividad es una buena manera de empezar un buen ciclo anual.

estar bien



Detox de Negatividad
Cómo hacerlo


1. Hacete las preguntas adecuadas para planear nuestro estilo de vida. Por ejemplo: ¿Qué resultados tuve cuando use afirmaciones positivas en vez de negativas? ¿Cómo me fue cuando hice/me hice críticas constructivas en vez de agresivas? Tomar nota de qué nos hace bien y qué nos hace mal nos ayuda a elegir cómo queremos vivir.

2. UNFOLLOW. Sí, leíste bien. UNFOLLOW. Lo ideal sería un detox de teléfono celular. Pero no siempre es posible. Así que reducir influencias negativas te permite dar espacio a que las positivas lleguen a tu día a día porque sencillamente creaste el espacio para que aniden. Deja de seguir perfiles que te provoquen ansiedad, que aumenten tu vena reaccionaria o que simplemente de tan perfectos te producen malestar.

3. Listate. Escribí una lista de "Yo soy" tanto con afirmaciones positivas como con negativas. Investiga. ¿De dónde vienen todas esas cosas negativas? ¿Son verdad? ¿Mejoraría mi calidad de vida si sustituyo lo negativo con lo positivo? ¿Me ayudaría a tomar mejores decisiones?

Te comparto estas tres maneras. Estaría bueno que lo que decidas hacer lo hagas con calma, tratando de tener esos 10 minutos para mejorar tu estilo de vida, para ganarte más amor propio y para conectarte con un estado de paz.