"Estoy pensando en lo que Lenin dijo de la “Appassionata” de Beethoven: 'Si sigo escuchándola, no podría acabar la revolución' ¿Puede alguien que haya escuchado esta música... que la haya escuchado de verdad... continuar siendo una mala persona?"

Georg Dreyman, La Vida de los Otros



Tarde 10 años en ver esta película. A veces me pasa con cintas que son demasiado premiadas o alabadas. Pero creo que la ví en el momento justo, porque quizás en otro momento no la hubiera entendido.

Este largometraje posee excelente historia, dirección y actuaciones. en especial la de Ulrich Mühe, que en su papel de miembro de la policía política de la STASI es un poema a la actuación. Además suma puntos por ser la opera prima de Florian Henckel von Donnersmarck, quien además escribió el guión.

La trama se basa en Berlín del año 1984, època del comunismo soviético y el Muro de la deshonra . Al personaje de Ulrich Mühe, Gerd Wiesler, le encargaron escuchar los movimientos del conocido dramaturgo Georg Dreyman (Sebastian Koch), que es vigilado pese a ser fiel al régimen de la RDA (República Democrática Alemana).

En medio de todas las escuchas, el agente se siente atraído por la vida del escritor y su novia, al punto de pasar de ser un perseguidor a un admirador y protector de la pareja.
*Dato Curioso: Hubertus Knaabe, director del memorial de la antigua prisión de la Stasi en Berlín, no autorizó a que se filmará en ese lugar porque según afirmó que "no se conoce de ningún caso de un oficial que haya protegido a quienes tenía que observar".

Lamentablemente Ulrich Mühe no pudo disfrutar de su éxito. Poco tiempo después de la ceremonia de los Oscars en la cual La Vida de los Otros ganó el premio a Mejor Película extranjera, Mühe se sometió a una complicada operación de estómago, derivada de otra operación realizada durante su estancia en el ejército. Falleció un día después de anunciar que sufría cáncer de estomago. El actor dijo que se había preparado para el rol "recordando". Es que a pesar de haber interpretado a un miembro de la STASI, era un fiel opositor al régimen y fue vigilado por cuatro miembros del teatro donde trabajaba y aparentemente por la que era su mujer en ese momento, la actriz Jenny Gröllmann.

La Vida de los Otros te conecta con emociones, con el derecho de libertad de expresión. Hace pensar hasta donde tiene que llegar el control del estado y la omertá de las personas que siguen fanaticamente a regímenes sin cuestionarse si el partido al cual siguen ciegamente no usa el sufrimiento de muchos para beneficios de unos pocos.



Ph: Sony Pictures Classics