2/2/15

Película Recomendada: The Good Lie


Estuve un tiempo tratando de buscar algo que me inspirara a hacer un post. En medio de los desfiles de Alta Costura, las premiaciones del cine y demas, no encontraba algo que fuera diferente y que me sacara del bloqueo del escritor en el que estaba sumergida.


Casi sin ganas me puse a ver The Good Lie (La buena mentira). Confieso que esperaba la típica película en la cual se muestra como "un país de los considerados del primer mundo hace las cosas bien y que la chica linda de la película termina con el hombre que la ayuda a ayudar" (creo explico un poco el preconcepto). Sin embargo , me sorprendió para bien porque fue todo lo contrario.



Partiendo de la base que no es un documental sino un film basado en hechos reales, prepárate a ver una historia que por un lado te va a hacer ver que es lo que pasa con los niños de la guerra y por otro la estupidez burocrática y política que rodea los conflictos bélicos (como resultado son los niños los primeros a tener que pagar factura por ello).

Escrita por Margaret Nagle, y dirigida por el canandiense Philippe Falardeau el rodaje fue hecho entre Atlanta, Georgia y Sudáfrica.



Reese Witherspoon y Corey Stoll, son los actores con más trayectoria que acompañan al equipo de novatos o seminovatos Arnold Oceng, Ger Duany, Emmanuel Jal y Kuoth Wiel que gratamente son los protagonistas principales.

Todo empieza con la brutal guerra civil entre el sur y el norte Sudan en 1983 y como consecuencia de los brutales enfrentamientos, más de 20 mil niños caminaron miles de kilómetros hasta Etiopía y Kenya. Se los conoció con el nombre de "The Lost Boys of Sudan". Años después cerca de 3600 fueron acogidos por los Estados Unidos como refugiados.


"Si quieres ir rápido ve solo; si quieres llegar lejos ve acompañado" 
 Proverbio Africano



The Good Lie no pinta ni la realidad de la guerra como toda en negro, ni la realidad de los exiliados en USA como toda en rosa. Como dice uno de los protagonistas cuando tiene un problema en su trabajo "Extraño Sudan porque allí sabía quienes eran los leones".

Un grupo de 8 comienza la travesía de escapar de la aldea arrasada por los soldados. En el camino mueren 3 y uno es apresado por la milicia. Pasan los años en el centro de refugiados y luego llega el momento de emigrar. La segunda parte de la película muestra el proceso de adaptación de estos cuatros amigos, que son divididos ni bien llegan a la primera escala aérea (a la única mujer no quisieron tomarla en Kansas) que se consideran entre ellos hermanos, a su nueva vida en un lugar donde conocen tanto el frío ambiental como el del alma de la ignorancia de gente que realmente tiene la escala de valores totalmente invertida.



Si conocieron alguna vez a un niño de la guerra o que creció en un momento de depresión económica, saben que le duele en el alma tirar comida , ser separado de quien considera familia o que simplemente le duele despedirse porque no sabe si van a ver otra vez a esa persona. Todo esto está mostrado de maravillas en el film.

"Yo quería hacer esto lo más real posible. Esto tenía que ser un recordatorio de que el heroísmo no se trata sólo de soldados y bomberos, sino de niños sin medios o recursos para encontrar una manera de sobrevivir."
Philippe Falardeau

Y tiene un porque. Los protagonistas cuentan una ficción desde su propia realidad. Arnold Oceng que vive en Inglaterra es hijo de una refugiada y perdió a su padre asesinado en Africa. La misma suerte corrió el padre de Kuoth Wiel que muere en Sudan (ella nació y vivió en Etipía hasta emigrar con su madre en 1998 a Minnesota). Los casos de Ger Duany y Emmanuel Jal son más dolorosos: ambos fueron niños soldados rescatados. A Emannuel  lo ayuda cuando tiene 13 años  la activista británica Emma McCune que lo cría como si fuera su propio hijo hasta su muerte en un accidente de trafico  en Nairobi. Gracias a Madeliene Bunting y Anna Ledgard, amigas de McCune logra terminar sus estudios y a desarrollar su carrera musical. 

Los actores con la guionista y el director en el TIFF 2014

La interpretación de estos jóvenes es sincera, en sus ojos se puede ver la experiencia dolorosa por la cual tuvieron que pasar hasta llegar hasta la actualidad. 

Recomiendo con fervor ver la película. Y si quieren hacer algo más bonito todavía colaboren con el Proyecto The Good Lie Fund de Unicef para ayudar a las comunidades de Niños y Niñas Perdidas de Sudan. 


Tengo que reconocer que mirar la cinta fue una buena manera de emplear mi tiempo. Una inversión para recordarme la gratitud de quién soy, que no depende ni de una cuenta bancaria, ni de una carrera exitosa ni de los los aciertos o errores. 

Ph: Warner Bros. Entertainment

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Soy Adri E Maira Gall.