La billetera a veces nos puede arruinar las vacaciones. Pero la mayoría de las veces viajar es tan caro como nosotros queremos que sea. En este 4 post de la serie #TipsparaViajarSolo  trate de poner la mayor cantidad de soluciones que tuve en el momento de viajar y de tratar de mantenerme en orden con los gastos.


  • En lo posible hace un budget diario. Si sobra algo podes darte un gusto o aumentar el capital de gasto del día siguiente. 

  • Evita los lugares "turísticos" para comer: son caros y generalmente se come mal (las cosas calientes llegan frías a la mesa, los helados derretidos y suelen ser alimentos no frescos, o "frescos" de bandejas de freezer). Trata de consultar a los lugareños y si no camina, los lugares mejores muchas veces están lejos de los centros muy concurridos.

  • La comunicación tiene una palabra clave: WiFi. Se usa mucho internet (skype, whatsup, etc), por lo cual encontrar un lugar con WiFi gratuito es valioso. 
Fíjate si tienen SIM recargables locales para tu teléfono celular, que usualmente tienen precios más baratos que tu compañía de telefonía habitual. Y te aconsejo de consultar por las tarjetas telefónicas internacionales para hablar al exterior, ya que te dejan hablar mucho tiempo si las usan en teléfonos de línea o en teléfonos públicos.


  • Si vas a llevar tu cámara de fotos, trata de llevar más de una tarjeta de memoria. Así evitas de estar buscando una casa de fotografía para descargar tus fotos o de atestar tu compu con miles de fotos. Otra solución puede ser descargarlas en archivos online. Todo depende si querés pasar todas tus vacaciones estando en el pc o disfrutando de ellas: el tiempo es un bien no cuantificable.


  • Los souvenirs son todo un tema. Particularmente prefiero alejarme de los típicos recuerdos "made in..." que son iguales unos a otros y que no están hechos en el lugar sino que los hicieron casi seguramente en China. Hace una lista de personas a las cuales vas a comprarles un souvenir y busca regalarles una sola cosa a cada uno pero que sea original, un producto hecho por un artesano o diseñador local. Otra opción que te permite no gastar mucho y no ocupar lugar es comprar y enviar postales. De esta manera quienes amas van a tener un recuerdo del lugar donde has estado.


  • Siempre es bueno salir del camino tradicional del turista. Hay eventos, cursos y museos gratuitos que muchas veces no se nombran en los paquetes turísticos. Consulta con el Centro de Información al Turista por las propuestas gratuitas.


  • Dale un buen uso a los cupones de descuentos: en los hoteles y centros de información hay siempre publicidades de eventos con descuentos. La mayoría de los museos tienen ofertas de días de entrada libre al mes y casi todos tienen descuentos especiales para estudiantes, gente de la tercera edad, etc. Lo mismo ocurre con los cines: hay días que son más económicos que otros y muchos hacen descuentos para grupos.


  • Movete con los transportes locales: bus, subte y tren. Tienen abonos diarios, semanales y mensuales que te hacen ahorrar dinero. Camina o alquila bicicletas.


  • Somos más que nada agua, por lo cual que no falte el agua mineral en tu bolsa diaria, es más barata que la gaseosa e hidrata más. Podes comprar una botella chica de agua mineral, usarla y luego la rellenas (asegúrate de que el agua sea potable). Yo tengo una botella presurizada similar a la que usan los deportistas que llevo a todos lados.


  • Supermercados y mercados locales tienen siempre ofertas si vamos a hacer una excursión con poco tiempo para almorzar. Y por la noche hay algunos que venden ofertas de comidas que han avanzado pero que deben ser consumidas si o si ese día.


Lo más importantes es recordar que las mejores experiencias no tienen precio: hacer nuevos amigos, conocer nuevas culturas, caminar por una ciudad sin horarios, compartir momentos o disfrutar de la naturaleza.

¿Tenes alguna idea de cómo limitar los gastos diarios mientras se viaja? ¡Compartila en los comentarios!